Los mejores 9 ejercicios de lectoescritura infantil

  • Coneduka
  • 27 sep. 2018
Índice de contenido

Uno de los principales problemas que tenemos en la educación infantil, es el trabajo que le cuesta a los niños y niñas aprender a leer y también, a comprender lo que están leyendo. Aprender a leer y escribir no es tarea fácil, es un proceso en el que los profesores y padres deben poner mucho empeño proponiendo la realización de ejercicios de lectoescritura.

La razón por la cual es de vital importancia la lectoescritura en el proceso de aprendizaje de nuestros niños, radica en que es una actividad fundamental para que el niño vaya aprendiendo la base de todo lo que vaya a hacer en la vida.

Por ello, debemos potenciar esa cualidad en los niños más pequeños, para que después en la etapa adulta no muestran signos de ningún desorden en este campo; además de tener más beneficios de los que uno cree (desarrollo del pensamiento, aprendizaje, empatía…), los cuales veremos al final del artículo. ¿Comenzamos?

¿Qué es la lectoescritura?

Pues bien, la lectoescritura es la unión de:

  1. La lectura, que es la capacidad de interpretar y descifrar, mediante la vista el valor fónico que tienen una serie de signos, pudiendo hacer tanto de forma oral como mental.
  2. La escritura es la capacidad de representar las palabras o ideas por medio de letras o conjunto de signos que nos hace reflexionar antes de llevar a cabo una acción. 

Uniendo estas dos acciones nace una herramienta muy útil, la realización de ejercicios de lectoescritura, tanto para docentes, porque aúna dos actividades fundamentales en el proceso de aprendizaje de los alumnos y  para los padres que quieren reforzar los conocimientos que se dan en el aula en la tranquilidad de la  casa.

Beneficios de la lectoescritura infantil

Vistos los mejores ejercicios para desarrollarla, habrá quien aún no esté muy convencido de tomarse la molestia en implementar estas actividades en el día a día del niño.

Aquí vamos a terminar de convencerte:

  • Desarrollo del pensamiento y aprendizaje: es una excelente herramienta para orientar y definir el pensamiento.
  • Desarrollo de la capacidad de empatizar: con la lectura, los más pequeños se ponen los zapatos de los personajes, ven cómo piensan, cómo sienten, cómo actúan según qué situaciones.
  • Desarrollo del lenguaje: la lectura permite ver el lenguaje, reflexionando inconscientemente sobre el mismo, ya que toda nuestra atención está enfocada en la historia. Asimismo, se asimilan conocimientos que van a enriquecer el lenguaje de los niños y niñas, ayudándoles a expresarse correctamente tanto de forma oral como escrita.
  • Mejora la capacidad de concentración: la lectura como la escritura son actividades que requieren toda la atención posible. Una ventaja es que estas acciones no requieren de una gran concentración, inconscientemente atendemos, sí que suponga un gran esfuerzo.
  • Relaja y entretiene: con la realización de ejercicios de lectoescritura, a parte de entretener, relaja. Son un buen motor para reducir el estrés y el malestar emocional ya que provoca que los más pequeños se sumerjan en la historia y no piensen en nada más.
  • Desarrolla la imaginación y la creatividad: la lectura introduce a los niños y niñas en un mundo mágico, lleno de posibilidades que, a medida que van leyendo, van imaginando paisajes, situaciones, personajes, etc. La escritura también permite crear mundos que se han desarrollado previamente en nuestra mente, puesta en papel con sus propias palabras.
  • Mejora de la ortografía: leyendo, los más pequeños ven las palabras escritas de manera inconsciente y sin un gran esfuerzo mental van recogiendo esa información sobre cómo se escriben las palabras de forma correcta.

Consejos para desarrollar la lectoescritura infantil

Comenzamos con este catálogo de ejemplos de actividades de lectoescritura óptimas para el correcto desarrollo ortográfico de los niños.

1. Diferenciar entre números y letras

Para los más peques (3 años); esta actividad pretende iniciarlos en el mundo de la escritura.

Consiste en que el niño tiene que pintar los globos con los colores de cada vocal.

El resultado también pasa porque el niño autoevalúa su resultado con estos ejercicios de lectoescritura, haciendo que desarrolle su capacidad de juicio

2. Palabras iguales

Debemos leerle al niño los nombres de cada personaje, explicarle que cada uno de ellos tiene su nombre en la camiseta, y que pinte cada personaje y el comienzo de su vocal con un color determinado.

Tiene un objetivo muy similar al juego anterior: desarrollar la capacidad de lectura y razonamiento.

También indicada para niños de 3 años.

3. Adivina, adivinanza 

La mecánica del ejercicio es muy sencilla: se le lee al niño la poesía; acto seguido, se le vuelve a leer con la entonación adecuada, se le anima a memorizar y a colorear los dibujos.

También se le podría desafiar a que averigüe a qué medio de transporte se refiere la poesía de la imagen.

Por último, se le puede decir que dibuje una carita, una vez terminada la actividad, según le parezca cómo lo hizo; de esta forma hacemos hincapié en su capacidad de reflexión y autoevaluación.

Recomendado para niños de 3 años de edad.

4. Mi nombre

Un ejercicio muy interesante, puesto que es fácil que así se autodescubra y vaya siendo consciente de su propio valor. Indicado también para niños de 3 años.

Sugerimos que el ejercicio de lectoescritura se realice de esta forma: le pedimos al niño que identifique las letras del abecedario que formen su nombre, que complete la ficha, y opcionalmente, que dibuje una carita según cómo crea que realizó la actividad (refuerzo en autoevaluación).

5. ¿Por qué vocal empieza?

Se trata de pintar el dibujo dependiendo de la vocal con la que empiece, usando el color que está al lado de la vocal; en esta actividad, el niño puede caracterizar cada dibujo y de paso repasar la vocal con un lápiz.

No hay que olvidarse que a esta edad los niños ya aprenden qué son las vocales, cómo reconocerlas y escribirlas, de modo que una ficha como ésta le servirá como actividad de refuerzo escolar.

6. Las vocales

Esta actividad consiste en repasar las letras sin levantar el lápiz, de modo que así practique la grafía y la unión de vocales, además de ser un método probado de relajación y de entretenimiento; indicada especialmente para niños de 4 años.

7. Escribir una frase

En este ejercicio se le puede pedir al niño de 5 años (puesto que a esta edad ya aprenden a escribir frases por sí mismos) que lea las frases, las escriba, y por último, que pinte los dibujos.

Los beneficios de este ejercicio de lectoescritura son bastante claros: posibilita al infante el hecho de escribir por su cuenta, ya que a esta edad es muy importante para ellos que se vean valiéndose por sí mismos, ¡y qué mejor forma en este caso que escribir frases enteras!

8. Herramientas

Como se puede ver en la imagen, el niño escribe el nombre de cada herramienta.

Luego se le puede animar a que las pinte, y que por último dibuje una carita según cómo hizo la actividad; muy útil para ampliar el vocabulario que aprenda en el colegio, además del desarrollo (temprano) de la ortografía.

Recomendado especialmente para niños de 5 años.

9. Escribir en letra mayúscula

El ejercicio se basa en subrayar las letras de cada nombre y escribir éste en las celdas de abajo; de esta forma el niño de 5 años podrá apoyarse en los dibujos para realizar el ejercicio.

Importante que el niño lo realice en letras mayúsculas, como parte de su formación en actividades de escritura. 

 

Como ves, realizar estas actividades pueden ser una gran idea para fomentar la lectura y la escritura. Sabemos lo complicado que es enseñar y captar la atención de los más pequeños, sobre todo con temas tan importantes como este. 

Por ello, desde ConEduka animamos a todos aquellos padres y docentes que quieran reforzar y desarrollar el proceso de aprendizaje de los más pequeños que utilicen estos ejercicios de lectoescritura.